Blog de artículos, noticias, recursos… relacionados con la psicopedagogía dirigidos tanto a profesionales como a padres/madres

El objetivo de los deberes es afianzar los contenidos trabajados en clase, además, trabajando independientemente se consiguen habilidades como organización, esfuerzo, compromiso, autonomía

En muchas ocasiones los padres y madres deben estar detrás de sus hij@s para que hagan las tareas, dediquen un tiempo a leer… haciéndose al final una tarea pesada tanto para los niños como los padres.

Es importante por ello, saber cuáles son las pautas y consejos recomendados para sacar el máximo provecho posible a los deberes y que adquieran unos hábitos de estudio.

Desde los primeros años en que se empiezan a enviar deberes ( 1º de Primaria generalmente) es importante establecer unas bases que servirán durante toda su experiencia académica:

Disponer de un espacio adecuado para el estudio. Ya sea en la propia habitación o en el salón, debe tener un lugar “propio”, con una amplia mesa, libre de objetos o juguetes que puedan distraerle, buena iluminación a poder ser natural, debe ser un lugar libre de ruidos.

Establecer un horario para los deberes. Lo más recomendable es realizarlos siempre en el mismo horario, según la edad y la cantidad de deberes se necesitará mas o menos tiempo. Los niños deben tener tiempo para jugar y para otras actividades aparte de los deberes, por lo que organizar el tiempo será imprencindible para que la realización de los deberes no lleve toda la tarde. Algunos niños llegan cansados de clase y necesitan un rato de descanso, otros en cambio conservan energías para hacer los deberes tras salir del colegio, por lo que el horario no será igual para todos.

Apuntar en una agenda cuales son las tareas a realizar. En algunos colegios lo apuntan en la agenda, en otros marcan en el libro las hojas que deben hacer. Así, de un simple vistazo sabrán que deberes tienen esa tarde.

Establecer un orden a la hora de hacer los deberes, empezando por lo más difícil y dejando lo más fácil para cuando estén algo más cansados.

Los padres y madres deben tener reuniones periódicas con los profesores para saber cuáles son los objetivos, qué dificultades tienen y cómo hacerles frente, así podremos ofrecer una educación de calidad en la que padres/madres y educadores vayan en una misma dirección.

Personalmente creo que no se deben enviar deberes todos los días, al menos no en los primeros años (1º o 2º de Primaria), creo que tiene que ser algo gradual, haciendo fichas sobre contenidos ya trabajados en clase, para así reforzar lo estudiado. Es importante que los profesores sepamos cuáles son los objetivos de los deberes que enviamos, para ofrecer una educación de calidad y significativa, basada en objetivos delimitados.

La actitud que tengan los padres y madres tendrá una gran influencia en los niños, por lo que el refuerzo positivo, valorando el esfuerzo, apoyando en las dificultades, será de suma importancia. No se trata de corregirles los deberes sino de saber que disponen de un apoyo que les oriente en caso de duda. En ocasiones se les puede escuchar cuando leen, hacerles preguntas de lo que han estudiado… el interés de los padres y madres es muchas veces la mayor motivación.

S.P.

Para finalizar una viñeta de Francesco Tonuci, para reflexionar un poquito

Tonucci

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: